Gays vs Traquetos

Este paisito nunca deja de sorprenderme, desafortunadamente la mayoría de veces lo hace de manera negativa, así que sería más indicado decir que no deja de defraudarme.

El viernes pasado estuve bailando salsa en un chuzo llamado “El Titicó Gril”, un sitio inspirado en los rumbeaderos setenteros, que ofrece buena música, trago caro y en ocasiones, un ambiente de penumbra propicio para manosear a la pareja con disimulo. Esa noche, en otra de las mesas del lugar departía un grupo de jóvenes entre los que se encontraba una pareja gay. Todos bailaban, incluso la pareja de chicos, y la noche iba bien, hasta que en un momento la pareja en cuestión se dio un besito en la pista de baile. Un besito insignificante, sin pasión, lengua, ni manoseada. Un besito inocente que me hizo recordar mi primer beso. Sin embargo, eso fue suficiente para suscitar la reacción de la administración del chuzo aquel.

Continue reading