El rostro tenso pero la mirada bondadosa. Detrás de él, un uniforme de los Boy Scouts colgado en una percha. El chico joven, de pelo negro y mejillas rozagantes mira a la cámara, suspira, y dice: “Aquí vamos. ¿Hola, mi nombre es Derek, he trabajado diez años en el campamento Mataguay, empecé como Instructor de supervivencia al aire libre, hasta llegar a director del campamento. Y soy gay”.

La confesión tuvo lugar el 17 de enero. Catorce días después, Obama decía en NBC que los Boy Scouts deberían admitir gais y lesbianas y, el 4 de febrero, la organización anunciaba la posibilidad de quitar el veto a los niños y jóvenes homosexuales que existe desde hace 102 años.

Para leer más sigue este link: http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/maraagarcadelatorre/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12588235.html

Comentarios

commentarios

You might also like these post :

Comments are closed